Martina con vistas al mar - Elisabet Benavent

36 comentarios:



















Los sueños de Martina se hacen realidad cuando recibe una oferta de trabajo para formar parte del equipo de Pablo Ruiz, el chef de El mar, uno de los restaurantes de cocina de vanguardia con estrellas Michelin. Pablo es hípster, hortera, con los dedos llenos de anillos a lo Cigala y no es para nada su tipo pero, sin embargo, y por qué no decirlo, es realmente atractivo… Entre ellos surgirá una conexión irrefrenable que terminará en un juego difícil que les hará replantearse su vida entera.
Al momento de escribir esta reseña, me sentí muy insegura y ahora, antes de publicarla, expuesta.
Tengo dudas de mis sensaciones, porque como siempre digo, un libro no es solamente sentarse a leer de corrido. Un libro es diferente según tu edad, el momento en que lo estás leyendo, tus emociones más cercanas y las que estás esperando sentir.
Estados de ánimo, climas, espacios temporales y tu compilado de experiencias hacen que un mismo libro sea único e irrepetible según quien lo lea.
Y sé, con seguridad, que si esta lectura la reinicio en dos años, todas mis emociones serán diferentes.
¡Los libros hacen magia! ¿A que si?
Pero mi compromiso con ustedes es ser sincera y tratar de ser objetiva, lo más objetiva que se pueda... (es muy difícil)
Así que vamos...  acá está la reseña de una de las autoras que más amo y admiro.

Mis sensaciones
Esperar un libro de Elísabet Benavent es de por sí una aventura placentera. ¿Qué más se le puede pedir a esta autora? ¿Cuál será la próxima novela? Seguro ya ronda en su cabeza y estoy segura que habrá un par de factores que no faltarán. 
Porque eso sucede cuando un autor tiene estilo propio.
BetaCoqueta siempre promete un  «Te vas a enamorar» en cada portada de sus libros y sí, uno se enamora. ¿Pero de quien?
De ella. 
Los personajes femeninos de Benavent me resultan todos muy parecidos. Sigo viendo a Valeria en cada protagonista y en esta oportunidad, Martina es la que menos se luce.
En cuanto a los hombres que compone la autora, son soñados. Con una personalidad tan sensible que conmueve hasta enamorarnos. Porque como dije, te enamorás.
Pero Pablo me resultó recargado de una sensibilidad casi femenina. De un espíritu adolescente que por momentos chocaba con los datos sólidos del personaje, como su edad, su éxito y su experiencia.
Encontré en este libro, todas las frases bonitas que quiero escuchar y todas las reflexiones que subrayé, memoricé y comprendí.
Porque la autora supera su historia y a los personajes que creó.
La sensibilidad de BetaCoqueta y el gran conocimiento de las emociones femeninas, se encuentra en cada página. Se descubre en cada reflexión que te traspasa y se siente, indefectiblemente.

El discurso 
«Martina con vistas al Mar» refleja un notable crecimiento de Benavent como autora. Sus textos pisan fuerte, con un discurso más maduro y afianzado. 
Es el libro que mejor está escrito, aunque la historia, a mi no me atrapó.
Me gustó, la disfruté y todos los ingredientes que debe tener una novela de este género, están perfectamente alineados.
Simplemente, no me la creí y esto queda a gusto del lector. Lo sentís o no.
En mi caso personal, no pude ver a una Martina y a un Pablo en la vida real. Los miré de lejos, sonriendo, gozando o emocionándome, pero sin sentirlos cercanos,
Como ideal del amor romántico, me resulta una propuesta deliciosa. Y es válido. Para leer una propuesta súper realista, están las biografías y yo todavía sigo apostando a la magia.
Como les estaba contando, me encontré con un discurso más maduro. La pluma de Benavent se apoyó sólida en cada página y el resultado fue una obra que muestra su consolidación como autora.
Los capítulos son narrados en primera persona, generalmente por la protagonista aunque cada tanto, la voz de Pablo protagoniza algunos capítulos, mostrándonos así, el otro punto de vista.
Entonces tenemos todas las voces para contarnos la historia central, y cuando queremos saber qué es lo que pasa con los personajes secundarios, es Martina quien cuenta con lujo de detalles los sucesos. Como si hubiera estado ahí. Como si sus amigas se hubieran acurrucado a los pies de su cama para contarle cada tramo de sus vivencias.

El tema
En esta oportunidad, el tema central trata sobre los polos opuestos que deciden animarse a vivir una historia juntos.
Martina es estructurada y contenida, mientras Pablo es un hipster al que le cuesta mucho contener su temperamento.
Para ser más precisa, esta novela habla en general de animarse a vivir. Más allá de los protagonistas, cada personaje se encuentra en un momento donde debe decidir si jugársela por el todo o seguir esperando el momento seguro.

Los personajes
Puedo agrupar a todas las protagonistas femeninas de Benavent y son todas hermanas mellizas o gemelas. Con los protagonistas masculinos, me sucede lo mismo
Los libros de BetaCoqueta serían un gran manual para hombres que deseen dejar a las mujeres boqueando como peces recién salidos del agua.
Podrían imitar cada frase de Víctor o de Hugo y si quieren ser más sensibles, citar cada declaración de Nico o en este caso, de Pablo.
También podrían copiar los modos tan sexys de estos personajes y adoptar esa pose de toro irresistible con corazón de algodón, que Benavent tan bien sabe diseñar.
Porque esta autora compone personajes de ensueño. Modernizó el ideal del príncipe azul y lo convirtió en el utópico varón soñado del siglo XXI. Esos personajes que nos hacen suspirar y dejan la vara tan alta.

Me encantan, los sueño mientras los leo y los suspiro porque estos hombres, además de ser sensuales, deliciosos y sensibles, también son inteligentes. Son perfectos hasta en la manera con la que manejan sus imperfecciones.

Todas nos topamos alguna vez con uno que viste y calza como estos personajes. Otras veces nos encontramos con hombres que tienen el mismo discurso que admiramos. Pero... ¿Cuántas veces encontramos todo junto en un mismo varón?
¡No me jodas! Me gusta la magia, sí, pero tanta perfección ya me resulta melosa.
No me la creo.

En «Martina con vistas al mar» me encontré todo el tiempo tratando de comprender a los personajes y creerles la historia.
Creo que el planteo de la historia, terminó obligando a la autora a construir de manera poco orgánica el carácter de los personajes principales.
Los polos opuestos se complementan pero hay un punto donde deben encontrarse desde sus diferencias para poder coincidir.
En este caso, la atracción sexual que existe entre ellos, es el puente que une la estructurada conducta de Martina con la rebelde de Pablo.
Pero el camino que traza la autora para mostrar este encuentro no me resultó natural.
Aparece claramente la personalidad contenida de la protagonista, que luego, arbitrariamente, resulta tener un lado oculto que la muestra desinhibida, dominante, segura y pasional.
Entonces el Pablo rebelde y desestructurado queda opacado en la intimidad con Martina y su voz del comienzo desaparece.

El modo en que se muestran estas dos caras de los protagonistas y sus interacciones, me terminó resultando confusa y sin coherencia. Entonces no la creí.
Les terminé perdiendo el respeto y llegó un punto donde me daba igual lo que pensaban o sentían, porque ya no sabía qué querían o cómo.
Martina fue la que más me costó visualizar en esta historia. Se la describe como poco demostrativa y vive mostrando su amor por las amigas, por ejemplo.
Entonces digo que un personaje es de determinada manera, pero lo muestro haciendo otra cosa que no coincide con lo que dije...
Y como lectora no sabía con qué quedarme, si con lo que se afirmaba o con lo que el personaje hacía.

Los personajes deben comer, vestir, hablar y caminar del mismo modo en que el autor construyó su manera de sentir, pensar y vivir. El "SER" del personaje se tiene que ver naturalmente.

Pablo es un poco más claro, pero me sucedía casi lo mismo que con la protagonista.Veía los anillos, el pelo largo y la sensibilidad casi de adolescente romántico, pero no encajaba con el Chef prestigioso de El Mar.
Al final sentía que estaba frente a esas personas que quieren ser un ideal por el que fueron seducidos. Los fanáticos de un modelo admirado. Sentí que estaba frente a dos adolescentes.

En cambio, entre los personajes secundarios, quedé fascinada con Amaia.
La construcción de ese personaje es exquisita.
Al leer cada escena y diálogo donde aparece esta mujer bajita y regordeta, uno ve a AMAIA.
Tiene su modo único de hablar, sus propios gestos, sus interacciones originales y su estilo único.
Amaia es coherente y el personaje se mantelete sólido de principio a fin, a pesar de su evolución personal.
De hecho, el único momento donde realmente me devoré el libro y no pude soltarlo, fue cuando la historia de Amaia llega al punto clave. Los capítulos de "La fiesta", me resultaron adictivos y tuvo toda la tensión que busco en una historia.

Erotismo, risas y amor
Si algo me gusta de las historias que nos construye Benavent son las hilarantes «escenas de amigas». Es lo que más amo de mis amigas. Ser tan idiotamente graciosas entre nosotras y reírnos de bobadas con una creatividad que nadie puede admirar.
Con Amaia me despatarré de risa. La amo infinitamente. ¡Quiero ser amiga de Amaia!
Aunque creo que un par de amigas son tan como ella que por eso disfruté este personaje.

Las escenas de sexo son la epifanía de lo erótico. Es más que sexo. Es la manifestación del deseo y el goce en su máxima expresión. Creativas, femeninas, sensuales y con un toque muy BetaCoqueta.
En esta novela la protagonista tiene su sexualidad muy bien construida y no duda en expresarla con seguridad y madurez.
Sorprende leer a una heroína del género siendo tan auténtica y coherente con ese lado de su personaje.
Mi escena preferida que muestra esto es cuando Pablo le dice: «Si me dices que te gusta *tal cosa* me caso contigo mañana» y ella responde: «Prepara los anillos»
( lo puse entre asteriscos para que las sorprenda la escena)


—No es tu primera vez.
—Ni la tuya —bromeé.
—Me estás poniendo muy cerdo. Aviso.
—Pablo y Martina


Pero además, entre sexo y risas, Elísabet Benavent siempre nos habla de amor. Tiene tanto para decir que el libro está recargado de mensajes, reflexiones y citas que son para remarcar y pensar.
Y me quedo con el amor de Amaia. Para mi es la historia más importante del libro. ¡AMÉ amarla!
En resumen
No fue un libro que me volara la cabeza, aunque sigo admirando el discurso de Benavent.
Creo que esta autora, es una gran conocedora del mundo femenino y tiene mucho para decir, pero lamentablemente, su discurso aparece repetidamente en todos sus personajes e historias. Es su voz propia la que aparece saliendo de la boca de Valeria o Alba o Martina.
Lo que sucede es que lo que dice importa. Como mujer uno se encuentra en esos textos y los atesora, porque la voz de BetaCoqueta, expresa lo que estamos buscando.
En cada construcción discursiva encuentro la reflexión de una mujer inteligente que nos invita a sentir con la cabeza más limpia.
Me gustó la novela como un entretenimiento más, pero no encontré nada original. «Martina con vistas al mar» es una historia que esta al servicio del discurso de Elísabet Benavent. Con conflictos muy débiles y personajes poco sólidos, pero con textos que se tatuan en la piel.
Nota al margen, el final del libro (¡¡¡NO HAY SPOILERS Y NO LOS HAGAN EN LOS COMENTARIOS!!!!), me resultó un cliché.
Realmente... ¿Dónde está el conflicto? Demasiado drama para algo que tiene una solución casi firmada. Y por último, el epílogo... previsible a más no poder. (Aunque me gusta, porque ahí si encuentro hilos para tejer en el segundo libro)
De más está decir que «Martina en tierra firme» es una lectura que no voy a dejar pasar. La espero, con la misma ansiedad de siempre, porque a mi Elísabet Benavent me encanta. Me hace pensar, soñar, reír y emocionar.

Me extendí con la reseña pero de esta autora nunca hay poco para decir.
Ahora el tema es cómo calificar a una escritora que admiro pero me contó una historia que no me llegó al corazón... ¿Cómo se hace?????
Un tres estrellas ya es que debe leerse, así que le sumo un poco más, porque el talento vale mucho y esta historia, está escrita por buenas manos.




Y antes de terminar esta publicación, les hablo ya con el libro cerrado.
En las distintas redes sociales donde "ando" y en mi casilla de correo, recibí una cantidad de mensajes mimándome que me conmueven de un modo inexplicable.
Acá, allá y en dónde tenga oportunidad, nunca me voy a cansar de agradecer tanta reciprocidad, empatía y muestras de cariño.
¡Gracias gigantes a todas! 
Como dije, ya encontraré un modo de despedir a mi papá escribiendo, pero todavía no puedo. Por lo pronto, a cada una de ustedes, las abrazo con una sonrisa y reafirmo lo que siempre digo de este espacio: «Leyendo Ando tiene las mejores seguidoras del planeta. Ellas lo hacen diferente a los demás». ¡Gracias, siempre!
«Los buenos vamos a estar bien» es mi frase y así será.
:)
¡Las elijo, muchachas!
Besos a todas.... ¡TODAS!
@gabysima 


Leer más...

Love me, tinder - Relato

47 comentarios:


















Alma tiene dos metros de rubia, y una ácida dulzura que parece estar tildada en un sector de un disco rígido dañado.
Su sonrisa te provoca una tierna confusión. Y a decir verdad, su mirada evoca con erotismo su íntimo deseo.

Así describe Federico González (Gracias, Fede) a Alma, la rubia alta que conduce estos relatos.
El comienzo de la historia coincide con el final de su relación con Lisandro, y en un juego del destino, Ezequiel aparece desde el anonimato para recordarle que para volver a sentir el placer extremo debe despertar.
No es la novela que están esperando, porque todavía está en el horno...
Pero para las ansiosas, para las seguidoras fieles y para dejarlas con ganas de más, hoy comparto un relato corto que encierra la idea de un proyecto más grande que se vendrá.
«Love me, tinder», es el título que surgió al recordar una de las canciones más lindas de Elvis y lo que comenzó como una tarea de investigación para otro trabajo, terminó en una historia para fantasear.
Alma, abre el juego, pero seguramente, otros nombres tendrán más historias que contar.
Espero que les guste.


  • DESCARGAR Love me, Tinder - VERSIÓN PDF 
  • DESCARGAR Love me, TinderVERSIÓN Epub
  • DESCARGAR Love me, Tinder - VERSIÓN mobi 
Leer más...

La decisión de Olivia - M. Leighton

23 comentarios:














Una chica, dos gemelos, un triángulo imposible...

Olivia Townsend solo quiere terminar sus estudios universitarios para regresar a casa y ayudar a su padre en su negocio. No está dispuesta a dejarle tirado como hizo su madre, incluso aunque ello suponga dejar su propia vida a un lado. Tiene las ideas claras y no va a permitir que nada la aleje de su camino.

Pero su determinación se tambalea cuando entran en su vida los gemelos Cash y Nash Davenport.

Cash es el tipo de hombre que siempre le ha gustado; un chico malo, sexy y peligroso que quiere llevársela a la cama a cualquier precio. Se siente tan atraída por él que solo es necesario un beso para que se olvide de lo poco conveniente que es.

Nash, sin embargo, parece exactamente lo que necesita: un hombre de éxito, responsable y muy apasionado. Pero está pillado, y nada menos que por su hermosa, bien relacionada y rica prima Marissa. Eso no impide que se derrita cada vez que Nash la mira. No es necesario más que un roce para que olvide que no pueden estar juntos.

Pronto le resulta evidente que ellos le ocultan algo. Algo que debería hacerla huir tan lejos como fuera posible. Pero ya es demasiado tarde para escapar, Olivia se ha enamorado… de los dos.

Los dos han capturado su corazón… los dos hacen arder su cuerpo…

Los quiere a los dos… y los dos la quieren a ella.

¿A cuál de ellos debe elegir?
Esta historia estaba alojada y abandonada en mi carpeta «Pendientes» del Kindle y nunca me acordaba de porqué, en algún momento, había querido leerla. Hasta que el otro día en Twitter alguien la comentó y al ver la portada, me enamoré. (seguro que fue por segunda vez)
Y sucedió lo que más me gusta cuando comienzo un libro: no saber bien de qué va y que a medida que pasás página te vas enganchando más y más.

Aunque «La decisión de Olivia» habla
de una mujer enamorada de dos hombres, les aseguro que no estamos hablando de tríos.
Es algo más original... 

Mis sensaciones
¡Me devoré este libro!
Hay veces que necesito saber de qué va la historia y que alguien me asegure que se va a poner interesante, para así seguir leyendo. Necesito un empujón, digamos.
Otras, me sirve no saber absolutamente nada y me sorprendo leyendo sin parar. Y esto sucedió con «La decisión de Olivia» de M. Leighton.
Es lo primero que leo de esta autora, pero ya sé que voy a seguir leyendo más. ¡Vean porqué!

El tema
Seguramente, como me pasó a mi, pensarán que los gemelos Cash y Nash van a terminar proponiéndole a Olivia, vivir una relación a dos bandas. Pero ese no es el conflicto en esta historia y yo no voy a contarles nada al respecto. De hecho, enterarme, poquitísimo antes de que la autora lo escribiera, fue una de las mejores emociones de la historia.
Y seguramente me explayaré más adelante, en la chusmerío que armamos en los comentarios de cada reseña.
Sólo les diré que Olivia está dividida entre las emociones y sentimientos que le despiertan ambos hermanos. Y solamente ellos podrán ayudarla a definirse.

El discurso
El libro es cortísimo, y se lee rápido. Por dos razones: una es muy ágil el relato, fresco y entretenido y lo segundo, es que tiene gancho. Olivia tiene que definir algo y nosotras queremos saber cuál será su decisión.
Simple, breve y sin vueltas. ¡Al fin!
Otra característica del discurso es que tenemos todas las voces presentes. Por momentos es la protagonista quien narra los sucesos en primera persona pero también contamos con el relato de Cash y Nash.
Así las voces se van intercalando según la necesidad de la trama y no nos perdemos ningún punto de vista.
M. Leighton es una autora que no conocía pero me gustó el modo que construye la trama. Sabe equilibrar la chispa con lo erótico y lo sentimental, sin descuidar los climas que el lector necesita para entusiasmarse.
Las escenas eróticas me resultaron exquisitamente CALIENTES y es algo que valoro de un autor, porque cuando se quiere imprimir ritmo, humor, amor y sexo, muchos terminan cayendo en una ensalada donde al final, todo queda desalineado.
Quizás me hubieran gustado más diálogos, pero ya estoy poniéndome detallista. En general, el libro es veloz, entretenido y MUY seductor.

Los personajes
Cash y Nash representan todo lo que me seduce de un hombre, entonces esta historia tiene, para mi, lo que busco en los personajes protagonistas.
Uno es el irresistible chico rebelde, con sonrisa pícara y pensamientos pecaminosos. El otro es la imagen de lo ideal pero en su interior, tiene todo lo que el anterior muestra por fuera.
Ambos, con distinto estilo, son protectores y deseables, pero lo que más me gustó es que no son personajes forzados. Realmente uno se cree lo que la autora compone y al final, sólo se desea uno así para la mesa de luz.
Olivia (¿Cuántas protagonistas se llaman Olivia? ¡Dios...!) también me gustó mucho. Es un personaje coherente a lo largo de toda la historia y tiene un desarrollo orgánico. Fue una alivio no toparme con un personaje histérico, desbordado o neurótico.
Por el contrario, Olivia asume sus conflictos, sus dudas y deseos como cualquier mujer y lo manifiesta de un modo muy natural.
La química entre los personajes es exquisita y todo es tan armónico y lindo que da gusto leer.

En resumen
«La decisión de Olivia» es un libro que aunque en algún momento se vuelve previsible, entretiene y siembra curiosidad.
Pero lo que más me gustó fue la propuesta erótica. De buen gusto y con climas súper logrados. M. Leighton sabe describir las escenas para que el lector las sienta y palpite del mismo modo que los protagonistas y eso es una delicia.
Rescato entonces, que esta historia tiene lo que promete. Si se quiere leer una historia erótica que está bien, entonces esta propuesta va a gustar.
Porque no hay vulgaridades, hay buen equilibrio de los recursos narrativos y la historia se sale de lo común y ya leído.
Es una novela que no tiene gran profundidad, pero es una característica del género. Sin embargo, tiene un gancho que sorprende y que inspira a leer la segunda parte.
Con respecto a eso, quiero destacar lo siguiente:
Cuando uno llega al final del libro, la historia está completa. Podríamos perfectamente quedarnos con ese final y no buscar más.
Pero al llegar al Epílogo, la autora abre otra vez el juego, invitándonos a leer una continuación.
Encontré agradable esta decisión de la autora, porque no nos deja presas de una historia. No tenemos obligación de seguir leyendo más. Solamente lo elegimos o no y eso es libertad.

Decidí darle 4 estrellas a este libro, y muy pocas veces una novela erótica se lleva tan buena calificación. Obviamente, no puede ser comparada por grandes libros como CDF o la trología de Tatiana y Alexander, pero a la hora de puntuar, tengo que pensar cómo resulta este libro dentro de la categoría en la que se encuentra.
Dentro de todas las lecturas livianas del romanticismo erótico, esta cumple con todos los requisitos un poco más que bien. ¡Me gustó!

La serie CHICOS MALOS está compuesta por estos libros:

#01  - La decisión de Olivia - 2012 (2014)
#02  - Todo o nada  - 2013 (2014)(2015)
#03  - Segunda oportunidad - 2013 (2015)

Leer más...

El rastro del miedo - Laura Griffin

7 comentarios:














La artista forense Fiona Glass es la mejor en su campo, y precisamente por eso quiere dejar esa actividad. Su habilidad para interpretar los recuerdos de las víctimas de brutales ataques la lleva a recrear los rostros de sádicos criminales y eso ha acabado por pasarle factura. Solo la tenaz insistencia del jefe de policía Jack Bowman consigue que posponga su decisión.

Jack está intentando dar caza a un asesino en serie que se dedica a secuestrar a adolescentes. Pero lo que parece una tarea sencilla acaba plagada de complicaciones, entre las que se incluye la abrasadora atracción que siente por la tentadora Fiona, lo que le hace bajar la guardia de una manera que acaba resultando muy peligrosa.

Jack jamás quiso que Fiona acabara tan profundamente involucrada en el caso… ni en su vida. Y ahora que el asesino la ha tomado como objetivo, la única manera de mantenerla a salvo es desentrañar los más oscuros secretos de aquel pequeño pueblo, secretos que han dejado un rastro realmente aterrador…

Ella dice que será su último caso. Un asesino planea asegurarse de que sea así.
Comencé el año leyendo mi género preferido, el suspenso romántico y quise que fuera con una autora que nunca había leído.
Así fue que me decidí, casi a ciegas, por "El rastro del miedo" de Laura Griffin y por suerte, lo difruté muchísimo.

Mis sensaciones
Mi debut con esta autora no pudo ser mejor. ¡Me encantó este libro!
Tiene todo lo que busco en un libro para un fin de semana relajado. Es corto, está bien escrito, y no pretende ser más que un agradable entretenimiento.
Si me pongo a buscarle defectos, algo encuentro, pero el resultado final, es súper positivo.

El discurso
Laura Griffin tiene una pluma que me encantó. Su lenguaje es simple, coloquial y concreto.
Es así que en medio de un párrafo tenso nos encontramos leyendo la misma expresión que utilizaríamos nosotras en la misma situación. Sin vueltas, sin pretenciones. Un discurso tan común y cotidiano, que me hizo la lectura mucho más agradable. Porque a veces, para mandar a la mierda a alguien, los recursos estilísticos contaminan la prosa. Le hacen perder todo el peso del sentimiento.

A veces, un "andate a la mierda" es la expresión más deliciosa del mundo.

Este modo tan cercano que utiliza la autora para contarnos una historia, hace que a pesar de la simpleza, su pluma tenga un estilo propio y  me inspira a buscar otros títulos con su firma.
Les diré que ya sé cuál será el próximo, porque este libro se complementa con el segundo de una serie llamada "Las hermanas Glass". (Aunque aún no está publicado en español)

Otra característica de este relato es lo vertiginoso del discurso. Cuando comiencen a leer, acomodensé porque no da tregua. Los sucesos pasan a gran velocidad y sin permitirnos siquiera pensar en las pistas que la autora nos va arrojando durante el viaje.
Incluso por momentos llegué a perderme pero al final todo se acomoda y cobra sentido.
Hay que relajarse y leer sin pensar mucho, que así se disfruta más.

El lado romántico de la historia se caracteriza más por la tensión sexual y la pasión, que por el romanticismo en sí. ¡Pero está muy bueno!
La autora construyó la historia inteligentemente. Durante toda la trama, estuve deseando más encuentros entre los protagonistas, porque cada vez que se cruzaban, eran choques de tensión sexual exquisita.
Me quedé esperando más... y más. Había una promesa en el aire de que cuando Fiona y Jack chocaran del todo, el resultado iba a ser explosivo.
Y fue genial, porque como suele suceder en medio de una trama policial, los encuentros amorosos parecen siempre inoportunos, entonces en esta historia, la autora blanquea esa realidad.
Fiona y Jack quieren al igual que los lectores, ese encuentro. Lo desean... ¡lo suplican!
¡Y se frustran! Porque el suspenso interrumpe al romance todo el tiempo, pero hace que la historia sea un poco más real y además... nos deja esperando, con las mismas ansias que los protagonistas.

El tema
Esta historia es un viaje a gran velocidad en busca de un asesino serial.
La autora pone el foco en esa búsqueda y todo lo que sucede alrededor, desde la trama romántica hasta la interacción de los personajes secundarios, sirven para darle contundencia al relato central.
Laura Griffin decidió contarnos, cómo la participación de Fiona Glass marca la diferencia en la investigación policial que lleva a cabo Jack Bowman.
A pesar de que la joven dibujante ya no quiere seguir trabajando como colaboradora del FBI, la tenacidad de Jack, su incansable persecución y la fe que le tienen, tanto él como las víctimas, la llevan a comprometerse una vez más con ese trabajo que intenta dejar.
La autora logra tejer alrededor del caso policial, una red donde las emociones de los personajes hacen que la historia sea potente y sólida. Todo se equilibra de un modo orgánico y la lectura resulta muy placentera.
La confianza y la fe es un tema central en este caso.
Jack, por no haber abandonado nunca la esperanza de resolver un caso del pasado que se relaciona con los nuevos homicidios del pueblo.
Fiona, por su parte, tiene que tener fe en si misma y aceptar que su ayuda marca una diferencia para la vida de las víctimas desaparecidas y sus familias. Ella, con los trazos de sus lápices le pone rostro a los asesinos, a las jóvenes asesinadas y a la esperanza de encontrar justicia.

Los personajes
Hay muchos personajes en esta historia y es lo correcto para una trama donde se busca el rostro de un asesino.
Pero los protagonistas son solamente Jack y Fiona, una pareja que me resulto adorable.
Él tiene un encanto duro, tosco y básico. Ella a pesar de tener más dudas en la cabeza de las que puede verbalizar, termina siendo una valiente mujer en llamas.
Me enamoré de Jack y obviamente, me quedé con ganas de más escenas romanticonas entre ellos, pero claramente, no son personajes que se puedan sostener en el género netamente romántico durante todo un libro.
Lo bueno es breve o si es breve es más bueno. Algo así.

En resumen
Comencé el año con una lectura que se disfruta. También me gustó descubrir una autora nueva y tener la certeza de que en cuanto se publique el segundo libro de la serie, voy a leerlo.
(Tranquilas, este libro tiene un buen y claro final. No tiene continuación)
"El rastro del miedo" tiene un buen relato de suspenso, que consiste en la frenética búsqueda de un asesino serial.
En el medio, o al costado, Fiona y Jack se unen para darle rostro a ese asesino y la tensión sexual que estalla entre ellos hace que toda la lectura sea más entretenida.
Una novela redondita. Entretenida, ágil y de lectura rápida. Ideal para los primeros días del año, donde uno tiene que bajar el subidón de haber despedido un año entero.
¡Me encantó!

Leer más...

Se va el 2015!

22 comentarios:

¡Un suspiro más, y el 2015 se terminó, chicas!
Estuve repasando mis lecturas del año y descubrí que leí apenas un poco más de la mitad que el año pasado.
También noté que fue el año que más libros abandoné y fueron muchos más los que ni siquiera llegaron a cautivarme más de dos capítulos.
No fue un buen año de lecturas... y eso ustedes también lo fueron comentando a lo largo del año.

Si tengo que rescatar lo que me dejó el 2015 debo comenzar con la trilogía MI ELECCIÓN de Elísabet Benavent.
Me encanta esta autora porque sabe construir las emociones que promete el género en el que se las clasifica. El erotismo es sublime, pero además, siempre hay un sentimiento femenino, maduro y profundo que convierte sus obras en algo inolvidable.

Luego llegó el esperado estreno de la película de Cincuenta sombras de Grey. No fue buena, pero todas estuvimos alucinadas con la experiencia.

Dentro de mis más adictivas lecturas aparecieron dos fantraducciones (esas que no me gusta leer) y fue la trilogía Duda razonable, la primera que me encantó. Luego descubrí The Bourbon Kings y me volví loca. No veo la hora de que la autora publique el segundo libro... ¡En el idioma que sea!

La trilogía que me voló la cabeza fue Love me with lies y atesoro todas las emociones que experimenté con cada uno de los libros que la conforman.

El boom literario del 2015 fue sin dudas, La chica del tren, una lectura vertiginosa y original que recomiendo a todas, aunque no suelan leer ese género.

Dentro de las comedias románticas, la que más disfruté fue Ligar es como montar en bici, una deliciosa y creativa novela que me hizo reír en cada capítulo.

Pero lo más importante de este 2015 donde hubieron tantos fiascos es que, como siempre, fueron dos autoras las que me devolvieron las ganas de leer luego de algún libro espantoso que abandoné.
Una de ellas es Susan Elisabeth Phillips, que este año publicó en español Los héroes son mi debilidad, una novela preciosa. Pero también Campeona! y Como en una montaña rusa fueron otras dos genialidades escritas por ella que en este año me llenaron de felicidad.

La otra salvadora es Linda Howard y si tengo que elegir uno de los libros que leí este año me quedo con Sombras en el crepúsculo, aunque todos los que devoré fueron perfectos.

La grata sorpresa, casi a fin de año, fue Fragmentos, una novela original y adictiva que se lee de principio a fin sin parar.

Lo menos positivo del año fue sin dudas "Tras las huellas del lobo", la segunda parte de "Los tres nombres del lobo" (una novela excelente), Grey... de E.L. James, arruinando la trilogía Cincuenta sombras y "La chica de los ojos color café", la cuarta entrega de la serie Travis de Lisa Kleypas.
Si esperaban que mencionara a Megan Maxwell, ni siquiera me molesté en leer sus novelas nuevas, solamente me castigué con "Pídeme lo que quieras y yo te lo daré", pero ni siquiera vale para ser considerado malo. Es un chiste de la autora, la editorial y el universo mismo.

Ahora sólo queda esperar unas horas a que el 2016 comience. Por lo pronto, ya les aseguro mi futura lectura, cuando a finales de enero se publique "Martina con vistas al mar" de Elísabet Benavent.
Esperemos que en doce meses, mi anuario 2016 sea mucho mejor que este y tengamos libros inolvidables para comentar.

Por mi parte, les deseo a cada una de ustedes un buen fin de año y que puedan construir el 2016 que ustedes sueñan y desean.
Que tengamos un nuevo año amoroso, alegre, simpático y manso. ¡Con salud y mucha felicidad!
Como siempre, gracias por estar acompañándome desde siempre...
Se las quiere mucho, Gaby.-


Leer más...

Sarna con gusto, no pica.

14 comentarios:

















Desde que publiqué la entrada sobre la depilación definitiva, me llegaron muchos correos y mensajes preguntándome sobre el tema. Esas preguntas que hacemos nosotras, entre nosotras.
Entonces, por si alguna no se animó y para las que quieren saber cómo sigue mi tratamiento, paso a contarles más.
Iba a publicar una entrada sobre delineadores de ojos y sobre el desastre que me hicieron en la peluquería, pero ante tantos mensajes, mejor será pasar a contar mi SEGUNDA SESIÓN DE DIOLUX.
Les cuento que hoy tendría que haber tenido mi tercera sesión, pero tuve que cancelar por un compromiso impostergable y la pasé para el lunes que viene.
Pero me viene mejor escribir esta entrada cuando ya estoy cerca de la próxima sesión para poder contarles todo lo que fui notando entre una y otra.
Recuerden que hay que ir cada 4 semanas y en el peor de los casos, se necesitan 6 sesiones para terminar con todo definitivamente.

Las cuatro semanas que le siguieron a mi primera sesión noté que la piel me había quedado suave, sin irritaciones ni foliculítis.
También noté que el pelo tardaba más en crecer y a pesar de estar rasurado (si o si tienen que pasarse maquinita), el crecimiento se parecía más al que vemos cuando nos depilamos con cera.

En mi primer sesión tuve que tomar una decisión muy difícil... ¿Me depilaba el bozo y mentón?
Cuando el año pasado había intentado probar suerte con el láser SOPRANO, no me había animado, porque cuando uno decide comenzar la depilación definitiva, debe comprometerse a rasurarse SIEMPRE hasta finalizar el tratamiento.
En mi caso personal, tenía una pelusa rubia en el bigote que nunca me llegó a molestar y que depilaba una vez cada seis meses. Era mucho dolor por nada, realmente y mi único gran problema eran tres tristes pelos rebeldes en el mentón, los cuales arrancaba con pinza.
¡Esos si eran una molestia casi diaria!
Pero me dio miedo que la depilación no funcionara y haberme afeitado el divino botón.
Esta vez, tomé coraje y me animé. ¡Contrate la sesión que incluye bozo y mentón!

El problema lo tuve cuando me enfrenté al espejo con maquinita en mano y espuma de afeitar en la cara. ¡Me sentí un varón!
Psicológicamente no estamos preparadas para eso... ¡Horror!
Cruce los dedos para que el láser Diolux fuese más efectivo que el que había probado antes y me la jugué... (porque realmente, si esto era una chantada me iban a crecer pinches de por vida... y ¡Me moría!)
Mis ruegos fueron escuchados y no me tuve que volver a "AFEITAR" el bigote nunca más. De hecho, cuando llegó el día de la segunda sesión y tuve que afeitarme todas las zonas que iba a depilarme, pasé con la maquinita por la zona del bigote y no había nada que remover. Lo hice solamente para cumplir con los requisitos del tratamiento.
Los que me dieron más trabajo fueron los 3 malditos cardos del mentón, que parecían crecer con más fuerza, pero me banqué como una diosa, pasándome la maquinita cada vez que los veía aparecer. Así durante las 4 semanas de espera hasta llegar a la segunda sesión.-
Las axilas tampoco me dieron mucho trabajo y notaba que se había convertido en una pelusa que aparecía muy debilitada hacia la tercer semana.

La SEGUNDA SESIÓN: 4 semanas después de comenzar el tratamiento.
Ya no existía bigote, los 3 malditos me seguían dando batalla y en el resto del cuerpo, se veía un efecto patchwork, había zonas totalmente peladas y otras con un crecimiento como si siempre hubiese usado cera. Entonces me bauticé como "sarnosa" y me afeité una vez más para ir a mi segunda sesión de láser Diolux.
Le conté a Roxana (la especialista en depilación) esto que yo notaba, y me dijo que era normal.
Hay zonas donde el vello desaparece más rápido que en otras partes del cuerpo y además no todos los pelos crecen al mismo tiempo.
La zona donde más noté que el vello desapareció por completo fue la pelvis (Yeah!) y en la parte delantera de la pierna.

Me fui a casa contenta y con la piel de bebé a la espera de 4 semanas más.
¡Y durante esas semanas es donde más cambios noté!

De las axilas ya no me acuerdo. De hecho a veces tengo que obligarme a chequear porque ya hace tanto que no me afeito que perdí la costumbre.
Voy en el subte tomada del pasamanos y pienso: "¡No me fijé! ¿Tendré crecimiento? Me muero..." Y nada, cuando llego al trabajo, me fijo y nada. ¡NADA!
Ya pasaron cinco semanas desde mi segunda sesión y el patchwork en las piernas sigue siendo una realidad, pero cada vez son más grandes las zonas donde no crece vello.
Los tres malditos del mentón me dieron un respiro y me tengo que ocupar de ellos una vez por semana. Ya están más debilitados y aunque Roxana me avisó que van a ser los más difíciles de eliminar, están rindiéndose. (¡Bastardos!)
El pubis me tiene "desvergonzada" de felicidad, aunque la zona del cavado profundo sigue requiriendo retoques.
Y en las piernas, independientemente de que hay zonas donde aún se necesitan más sesiones, es un placer ver cómo se debilitó el crecimiento.
Ahora uno tiene que esperar que el pelo crezca y hasta genera ansiedad esperarlo para ver los resultados.

Pero lo más importante es que hay problemas que muchas padecimos que ya son historia antigua. Ya no hay foliculítis, no me irrito, no me pica y no me sale sarpullido.
El lunes que viene, comienzo una nueva etapa, y voy a tratar de ir anotando todo lo que noto durante esas 4 semanas. Pero si en dos sesiones ya desapareció tanto, estoy segura que en este próximo mes voy a vivir un verano con más faldas y menos irritación.
Al final, estoy como una sarnosa, pero... ¡SARNA CON GUSTO, NO PICA, mis queridas!

Recuerden que mencionando a "Leyendo Ando" tienen un 25% de descuento y hay un dato importantísimo: el precio no sólo es súper accesible, sino que es el más económico del mercado.
Sé que Damaris ya tuvo su primera sesión,  y uno de sus miedos era que "si es barato no debe funcionar"... así que espero ansiosa los comentarios de su experiencia.
¿Cómo te fue?




Leer más...