Devil´s Cut - J.R. Ward

by - 2/12/2020



En un primer momento la muerte de William Baldwine, cabeza de familia de los Bradford, fue calificada de suicidio pero más tarde su hijo mayor y declarado enemigo, Edward, confesó que había sido un asesinato. Encarcelado, Edward no sufre por la desintegración de su familia o su pérdida de libertad sino por la mujer que deja atrás. El amor de su vida, Sutton Smythe, es la única persona por la que realmente se ha preocupado pero, como directora ejecutiva del mayor rival de la Bradford Bourbon Company, cualquier relación entre ellos es imposible. Y a eso hay que sumar el tiempo que Edward va a pasar en la cárcel...

Lane Baldwine debería seguir siendo el eterno playboy, siempre a la sombra de su hermano mayor Edward. En cambio se ha convertido en el nuevo cabeza de familia y de la empresa. Seguro de que Edward está encubriendo a alguien, Lane y su amor verdadero, Lizzie King, siguen la pista de un asesino... únicamente para descubrir un secreto que cambiará todo de modo devastador.

Mientras Lane intenta descubrir la verdad y Sutton se encuentra irremediablemente arrastrada hacia Edward a pesar de las circunstancias, las vidas de los habitantes de Easterly nunca volverán a ser iguales. Para algunos será algo bueno. Para otros, puede ser una tragedia más grande de lo que pueden imaginar. Únicamente hay algo seguro: el amor sobrevive a todo. Incluso al asesinato.

Mis sensaciones

Queda poco para decir sobre esta trilogía que esperé tanto tiempo terminar y que ahora, habiendo llegado al final quisiera dos libros más. (Ojo que podría suceder!)
Les diré que la fan-traducción es pésima y tengo la impresión de haberme perdido mucho de esta historia por eso. Ojalá se edite pronto una versión en español de manera oficial y con gusto vuelvo a leerla.

Más que analizar el discurso y la estructura de este tercer libro, lo más importante para mi es descubrir cómo termina este culebrón creado por J. R. Ward.
En el libro anterior no había pasado nada relevante. Solamente la autora nos fue tirando miguitas para mantenernos atadas a la historia y esperar con más ansiedad el tercer libro.
Honestamente no colmó mis expectativas pero amé esta historia con todos sus defectos y la disfruté con gula. ¿Qué falló? Ahí les cuento.

El discurso

Si volvemos al principio, Ward plantea una historia coral pero con un claro protagonista. Lane.
Si bien el pobre hombre se la pasa corriendo y sacando las papas del fuego durante los tres libros, perdió el poder de protagonista en el segundo.
No me molestó en absoluto porque la autora nos brinda otras historias con mucho peso y cada lectora puede engancharse más o menos con cualquiera de ellas. O con todas...
Pero Lane encuentra el cierre de su conflicto amoroso demasiado pronto y termina siendo un nexo entre las otras historias que se plantean.
Ya en el segundo libro la historia comienza a caerse y en el tercero no remonta mucho que digamos, hasta llegar a un final que literalmente no registré. Me quedé pulsando el Kindle esperando que cambiara la página y todo había terminado. Tal vez esto tiene que ver con la traducción no oficial, pero es lo que había...

En resumen

Entonces el tercer libro tiene poco peso e impacto. Ward dice mucho dando rodeos y no acierta ningún golpe. Lo más triste es que tenía las mejores cartas para dejarnos con la boca abierta en todos los capítulos.
La lectura comienza a hacerse demasiado lenta por momentos pero hubo algo que a mi me mantuvo presa de esta historia y es la trama entre Gin y Samuel T.
Para mi son lo mejor del libro y la mejor escena que leí en mucho tiempo los cuenta como protagonistas.
Es gracias a ellos que en medio de la monotonía apareció la tensión y comencé a pasar las páginas conteniendo la respiración.
No puedo ser objetiva, yo quería una trilogía sólo de ellos... pero los últimos capítulos los convierten en los reyes de esta historia. ES LA HISTORIA DENTRO DE LA HISTORIA!
Dudo que alguna de ustedes no se haya comido un poco las uñas por este par de amantes que hicieron que toda la lectura valiera la pena.
Punto aparte y cierro esta reseña diciendo que la clave de esta trilogía es el culebrón. Un homenaje a las grades historias de la década del ochenta que vale la pena recordar.





ESTOS LIBROS TE PUEDEN GUSTAR...

0 comentarios

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.