Desearás - Erika Halvorsen

by - 10/16/2017

Segunda novela de la autora de El hilo rojo. Una historia de sexo, transgresión, infidelidad, obsesión y deseos prohibidos.
Lucía y Ofelia jamás hubieran sido amigas, pero les tocó ser hermanas. Entre ellas siempre existió una rivalidad que se fue agravando con el tiempo. Luego de siete años sin hablarse, Lucía se casa con Juan en una ceremonia íntima, y su madre invita a Ofelia acompañada de su pareja. Así las hermanas vuelven a encontrarse sin saber que protagonizarán un triángulo que las hundirá en lo más profundo de sus propios deseos, dando rienda suelta a su perturbadora fantasía.



Como les adelanté el otro día, quería leer el libro antes de barajar la posibilidad de entrar al cine para ver la adaptación cinematográfica de esta obra.
Lo leí rapidísimo y más allá de si me gustó o no, me dejó cargada de emociones. 

Mis sensaciones

Al igual que cuando reseñé "El hilo rojo", tengo sensaciones encontradas, pero esta vez no me sentí contaminada por la película. (que está en plena promoción)
Por el contrario, haber visto algunos avances de la misma me sirvió para ponerle color y ambientación a este texto, que quizás de otro modo me hubiera resultado muy opresivo.
Tiene como punto positivo el estilo discursivo de Halvorsen y el tema que se expone. Lo que menos me gustó fue la historia que se teje para contar el tema y la brevedad del libro.

El discurso

La autora narra en primera persona las voces de Lucía y Ofelia alternativamente y sitúa esta historia en la década del 70, con flashbacks que llevan a las protagonistas a su infancia y adolescencia. 
Me gustó mucho el estilo narrativo de Halvorsen que sabe elegir las palabras justas para lo que está contando. 
Ofelia es salvaje, instintiva y a ella le confiere las cualidades animales. Ella olfatea, caza y se aparea. Se contiene cuando está enjaulada y se le eriza el pelaje cuando sus sentidos la ponen en alerta.
Lucía en cambio es una mujer con una histerectomía emocional. Sus palabras son punzantes, sus acciones tienen filo y sus reacciones tienen el compás de un calambre menstrual. 
Me gustó mucho lo bien definidos que están los personajes. La autora logró construirlos con mucha claridadm cosa que no encontré en la historia. 
También disfruté la clara descripción del descubrimiento de nuestro placer cuando somos niñas. El bidet que nos hacía cosquillas, la fricción inocente que se robaba toda nuestra atención y la libertad que nos brinda la inocencia (cuando no es corrompida).
También me resultó interesante el contraste contundente entre estas dos hermanas y la visibilización de los distintos modos de transitar nuestro placer.
Pero esta historia tiene un tono muy dramático envolviendo el erotismo y por momentos me resultó un estorbo.
Hay una madre que se desentiende de su rol y que aburre con sus excentricidades. Exaspera cuando alcanza niveles ridículos y tal vez, es un personaje difícil de comprender en estos tiempos. 
Quizás mi madre puede encontrarle algo de versosimilitud a esa madre setentosa, pero visto desde mi lugar, es más una caricatura grotesca que otra cosa. 
Como dije, esta historia tiene un manto de drama tiñendo cada momento erótico y no pude dejar de ver a esas hijas como víctimas de un abuso maternal que me ponía los pelos de punta.

Ambientar esta historia en esa época fue un recurso necesario para poder contar esta trama, pero me costó mirarlo desde esa perspectiva.
Al final, la historia tiene momentos más retorcidos que un trapo de piso  y una sucesión de abusos que pasan a ser utilizados como recursos decorativos más que temas para reflexionar.

El erotismo

Ofelia protagoniza la mejor escena de sexo oral descripta y sin embargo, ella nunca la consintió.
Fue espectacular, lo reconozco. Pero luego de que me bajaran las palpitaciones y se me enfriara el cuerpo, algo me inquietó. 
"El cuerpo habla", sentenció el amante dedicado y me suena la misma música que canturrean todos los hombres que creen tener derecho a interpretar nuestros deseos.
En esta época me parece que no está bueno dejar correr ese momento como si nada.
Recordé una escena de "Pídeme lo que quieras" (cuyo discurso es muy pobre) donde Eric le venda los ojos a la protagonista y le hace creer que es él quien le está practicando sexo oral. Luego le muestra un video para que que ella descubra que mientras estuvo privada de la visión, fue una mujer quien le dio placer. ¿Se acuerdan? (perdonen el spoiler pero si no lo leyeron ya... ¡Perdonen!)
Las escenas no tienen nada que ver una con otra, pero sirven para explicar lo que me llamó la atención en "Desearás".
La escena que puse de ejemplo, escrita por Megan Maxwell, desata un reclamo por parte de la protagonista. Un reclamo más que justo: "yo no acepté esto"
Y eso queda muy claro en el libro. Después no importa como sigue la historia, el juego o el erotismo. Pero quedó claro el tono de la situación.
En "Desearás" no pasa eso. Ofelia queda rendida ante los dominios de un sujeto y en la acción queda impresa como un acto erótico  y nada más. Qué se yo, me generó rechazo.
También escuché que este libro intenta describir a la mujer sujeto y no objeto y en vez de eso, me topé con tres mujeres sujetas a los tabúes, a los traumas, a la culpa y los hombres que se cruzaron en sus vidas.

Las críticas

Tardé en leer este libro porque decían que era muy aburrido. A mi me atrapó sin darme tregua. Es una propuesta diferente, con una historia tan retorcida y sórdida que secuestra nuestra atención y con escenas eróticas que ponen el corazón a galopar con intensidad. 
Cuando un libro me gusta y me entretiene pero no me cierra del todo, me vuelvo loca tratando de encontrar una explicación a ese ruido que me inquieta.
Dándole vueltas al discurso, creo, que en lo personal, no me cierra del todo el desarrollo que le da Erika Halvorsen a sus libros. Quizás tiene muy marcado el ritmo del teatro o de la televisión y de hecho este libro fue concebido sabiendo que luego se convertiría en una película, entonces, la brevedad del mismo deja algunos huecos, pasa por alto momentos donde el lector necesita detenerse un poco más y al termina perdiendo peso la historia.
El final... es poco claro. Yo elegí el mío, pero no puedo decir que realmente haya sido así. Lo que sé es que no me gustó.
Como en el "Hilo rojo", me quedó al sensación de:"¿Esto cómo sigue?", "¿Sigue o fue un final?"
Me gustan las autoras que pueden bancarse un final espantoso pero contundente, del que se hacen cargo, pero por sobre todas las cosas me gustan los finales que le dan un cierre digno a una historia.
Este no sé qué fue, si es lo que interpreté... fue la muerte de la historia.

En resumen

Una novela de 172 páginas es un chiste. No es necesario pensar si leerlo o no. ¡LEANLO! 
"Desearás" tiene puntos muy atractivos y una historia que resulta tan interesante como rebuscada, pero que me entretuvo durante las tres horas de lectura.
Para mi, Halvorsen publica libros a los que le falta desarrollo y tal vez, simplemente es el modo en que ella concibe el modo de contar una historia. 
Lo que si tengo claro es que todo el mensaje con el que se vendió el libro, yo no lo encontré.
Veré la película seguramente, y tal vez, es allí donde esta autora logra reflejar el poder de su pluma.



TÍTULO ORIGINAL:
Desearás
EDITORIAL:
Sudamericana
PUBLICACIÓN:
2017
PÁGINAS:
172
GÉNERO:
Erótica

You May Also Like

0 comentarios