El romansado - My voice

4/20/2016

La trilogía Cincuenta Sombras, fue un suceso mundial y desde su rotundo éxito se han sucedido muchos fenómenos. Desde modificar la visión del género literario hasta sacudir el mercado editorial. Pero el efecto más impactante se observa en las reacciones de todas las mujeres que lo han leído. En lo personal, disfruto la ficción como tal y la mantengo muy distante de la realidad, pero en mi contacto frecuente con tantas mujeres, he percibido algo que me pone la piel de gallina: todas quieren vivir una historia así. Y desde ese momento inventé un término para describir a los libros que tocan esta temática dentro del romance erótico: EL ROMANSADO.



Lo verdaderamente importante es comprender que el sadomasoquismo es otra cosa. Otro mundo y otra historia.
Pero si quieren fantasía y la entienden como tal, bienvenidas al mundo de la ficción. Esa que te cuenta que el príncipe azul, también puede jugar un poco a ser un lobo. ¡Y comerte mejor!


El sadomasoquismo light: el romansado
Cuando me recomendaron el libro todavía no se conseguía en castellano.
Leerlo en inglés me suponía un esfuerzo extra y para eso, como si se tratase de la primer cita con un hombre que tiene fama de cabrón, busqué en la contratapa todas las promesas de amor que me indicaran que valía la pena el esfuerzo.

Cada uno busca en un libro distintas cosas, en el género romántico, el que más me gusta, necesito querer vivir esa historia de amor, necesito enamorarme de ese personaje, un ratito, durante unas cuantas páginas, pero que me enamore.
Pues bien, aquella primera cita era con un sadomasoquista.

Sacudí la cabeza y deseché la posibilidad de salir con él. Recuerdo haber dicho: “No me va a enamorar un tipo que te pega latigazos. Paso”.

Luego me pregunté cómo se podía construir una historia romántica dentro de ese marco tan sórdido y más luego me picó la curiosidad al ver que dicho libro era un fenómeno mundial del que todas las mujeres estaban hablando. “El porno para madres”, han dicho.

¡Dije que me había picado la curiosidad!

Compré el primer libro de la trilogía. “50 sombras de Grey”. Era un domingo por la tarde y lo devoré. Tuvimos una gran cita. Las primeras páginas lo leía con el ceño fruncido, cuestionándole cada una de sus sombras, compadeciéndome por Anastasia, riéndome a carcajadas al encontrar situaciones comunes, que todas hemos vivido, o que no querríamos vivir nunca, como vomitar frente al hombre más hermoso de la tierra.

Poco a poco me enamoré de Christian Grey. Una tunda de ese tipo es más que bienvenida, pero para tranquilidad mía y de mi trasero, Grey sólo existe en la ficción. El combo completo no existe.

Christian era el caballero de nuestros sueños, que prometía no dormir nunca con nosotras, no enamorarse, no permitía ser llamado por su nombre o ser mirado a los ojos.
Sin embargo, nos acompañó cada noche, nos dejó nombrarlo, enamorarlo y mirarlo hasta perdernos en sus ojos grises. 
El sádico del látigo que aparecía en mi mente, no estaba en el libro, y ahí está el secreto de la trilogía. El nivel de sadomasoquismo equivaldría a la salita verde de jardín de infantes. El tema se plantea, se baila con él durante varios capítulos, y no pasa de un coqueteo.

Por eso gusta Grey. Ladra, pero no muerde.
Hasta que llegamos al final del libro y nos rompe el corazón. Él no, ella tampoco. Lo que nos destroza es entender que la luz no puede vivir en las sombras y las sombras no buscan la luz.

Cuando llegó la segunda parte,, Grey me gustó más.
Ya ni rastros del cabrón con el látigo. Sólo encontraba un Grey para abrazar, aunque él no se dejara tocar.
[Y aquí me surgió un cuestionamiento que es un paréntesis al margen de esta nota: ¿La moda de las trilogías para qué?
Las 50 sombras más oscuras no oscurecieron a las anteriores, al contrario, y las 50 sombras liberadas, ya estaban liberadas en la oscuridad más profunda de la segunda entrega.]

Repito, lo amé más. Me empalagué con su encanto y me rendí a sus pies desde el primer encuentro. Pero la realidad es que el concepto del libro, marcado en la primera parte, se perdió en un mar de romance inverosímil.

El BDSM es otra cosa. El marketing hizo de esta trilogía un boom editorial, a mi me dejó una historia de amor tiernísima que voy a recordar siempre pero el tema central, el gancho publicitario es la versión más light del sadomasoquismo que leí en mi vida.

El truco está ahí. La editorial les vende lo que las mujeres quieren leer.
Acá no van a negociar o lidiar con la realidad. El BDSM se maquilla con todo el romanticismo posible y entonces, nadie siente el chirlo.
Pero la realidad es otra. Esta versión azucarada del morbo, ni siquiera es justa para los amantes del juego duro.
Entonces, si quieren leer romansado, ese sado que de tan amansado ya no es real, tienen muchas propuestas.
Pero también hay relatos más realistas, aunque más difíciles de tragar.
El extremo más sórdido, puede ser "La historia de O", un clásico de la literatura erótica, que al menos a mi, me costó terminar de leer (la segunda parte ni quise leerla)
O el que a mi me resultó más realista, más próximo y más maduro, "Sin remisión" de Rosana Briel.
Siempre recomiendo este último porque, me parece que es una buena dosis de realidad para todas las que desean que un Christian Grey las venga a buscar.

Para las demás, nos queda la fantasía, que es un lugar donde cualquier historia nos puede hacer hiperventilar.



Tal vez te guste

12 comentarios

  1. Leí esta entrada hoy en el celu y me dije que para realizar el comentario, ameritaba que me sentara tranqui frente a la compu. La verdad es que a mi me pasó y me pasa lo mismo con 50 sombras... lo amé, lo devoré en 10 dias a los tres libros. Cuando comencé a escuchar opiniones, miles de ellas, en diferentes lugares, me sorprendí al ver en la historia un hombre que maltrata a una mujer y que básicamente las mujeres que leíamos 50 sombras éramos unas retrógradas, anti feministas y que deberíamos ir a las marchas de "ni una menos"...
    La verdad es que primero me sentía de otro planeta, hasta me daba verguenza decir que había leído la trilogía, luego comencé a darme cuenta que pocas, casi nadie, de las personas que opinaban así, lo habían leído... teléfono descompuesto, alguien dice que alguien dijo y así me siento con capacidad de opinar.
    Yo leí una hermosa historia de amor, me encantaron los personajes, me gustó el ritmo y me puso, debo admitirlo, un poco cachondita!
    Siempre fui lectora, tuve un niño y dejé de leer casi 10 años. Un dia en Facebook un contacto poné en su muro "Leyendo 50 sombras..." y me llamó la atención, fui a la librería, pregunté, la vendedora picarona se sonrío y ahi no pude parar de leer. Y ese creo que fue el fenómeno literario, llevo cuatro años leyendo sin parar libro tras libro de novelas romáticas en todas sus variantes, y ese acercamiento apasionado se lo debo a 50 sombras. De allí pasé por Megan Maxwell, Sylvia Day, y cuanta autora me transportara a una historia de amor, si hbaía erotismo, mejor. Por supuesto que hay cosas maravillosas, conocí a Benavent, y cosas no tan buenas que ya ni recuerdo.
    Yo no sé bien sobre sado ni nada de eso,pero me alegra que en muchas mujeres, de cualquier edad, se haya despertado ese bichito del disfrute del sexo... y eso también en parte se lo deben a 50 sombras. Ya dejamos de ver que una nalgadita, un juguete, un disfraz, deja de ser algo que "otros" hacen, o que eso es de "enfermos". Recuerdo un día del amigo tiré la idea a mi grupo de amigas: vamos a regalarnos regalitos pero que sean eróticos... fue una fiesta! desde ir a comprarlos hasta esa noche en que nos reunimos y muertas de risa pero sumamente interesadas nos mostrábamos para qué servía el "patito" o la plumita o el aceitito!
    Beso grande y me encantó esta entrada!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mariela!
      Obviamente comparto tu comentario pero además, mi inspira a hacer una entrada diferente. Ya saldrá!
      Tenés razón. En un punto, el boom de la novela erótica "para mamás" le mostró a muchas mujeres un nuevo modo de disfrutar. Un despertar.
      Y eso es bienvenido, siempre!
      Beso enorme!!!!! (Ya volveré a leer tu comentario para volcar en una columna todo lo que me disparó)

      Eliminar
  2. Me identifico mucho con Mariela yo tambien habia dejado de leer por disfrute y solo lo hacía para estudiar o por trabajo-al inicio me daba extrema verguenza que se enteraran que estaba leyendo 50 SDG sobre todo por los comentarios y opiniones diversas. Pero que historia! me encanto y también abrió las puertas a ese hábito de leer por disfrute, por vivir historias de amor y conocer tremendas escritoras ..saludos desde Panamá Gaby y gracias por tan bonita entrada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Annlyb
      Me parece genial que al leer los comentarios de otras lectoras uno pueda sentirse identificado.
      El blog es un poco eso también. Encontrarse!
      Vuelvo a lo mismo de la nota, si es una fantasía, está perfecto!
      El problema es, creer que en la vida real el BDSM es Christian Grey!
      Beso enorme que llegue hasta la linda Panamá!

      Eliminar
  3. Me hiciste recordar a cuando conocí a Grey que fue en julio del 2012.

    Yo recuerdo que esa semana se estrenaba Batman y bueno como no quería spoilers, estuvo viendo otras cosas hasta que termine en una página con una crítica hacia los libros y me llamaron la atención. No sabía de que se trataba y todavía no estaban en español, pero al final me decidí y los descargue, eso fue un lunes por la noche y para el viernes de esa semana ya los había terminado.

    Creo que sobra decir que me encantaron y cuando salieron en físico en español los compre. Pero lo que me gustó es el desarrollo de la relación. Aquí ellos consiguen atravez de la comunicación, adaptarse el uno al otro y explorar un camino muy diferente para ambos y de esa forma encontrarse a medio camino. Y es justamente eso lo que me encandilo, que Christian explorará tener una relación y Ana el probar el BDSM (aquí como si hubieran probado todo el Kama Sutra, para mi lo que pasa en una recámara ahí se queda y es cosa de cada uno).

    También era llamativo el modo en que la E.L. James puso al angelito y al diablito que todas de una u otra forma llevamos dentro. Esa parte en la que nos cuestionamos si debemos o no hacer lo otro, a veces por el que dirán, cuando lo que importa es lo que queremos y si nos sentimos bien con ellos.

    Y gracias a esta historia me aventuré a leer otros de erótica y de BDSM (porque como dijo un maestra para hablar hay que saber) y como dices es light, más como una fantasía, porque comparadas con otras escritoras que por como escriben, parece que investigan y conocen más del tema, es bastante básico, el punto justo de picante para darle ese más a la historia que la hizo ser tan conocida.

    A parte estos libros llegaron en momento importante de mi vida, (valgase que debido a la tiroides sufría depresión) y me ensañaron y ampliaron el mundo de la lectura, el cual me ayudo mucho. Y aunque hay libros mejores y mucho mejor escritos, siempre tendrán un lugar especial.

    Y como dices no hay que confundir la fantasía con la realidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marcela
      Si, básicamente mi columna apuntaba a eso de saber interpretar la ficción.
      Creo que si las autoras se dedicaran a documentar fielmente el mundo del BDSM, muchas de nosotras no nos sentiríamos seducidas.
      Lo valioso de todo esto es haber encontrado entretenimiento y en muchos casos una apertura o liberación para la fantasía.
      Está bueno!
      Beso grande!!!!

      Eliminar
  4. Hola mi niña,
    Esta entrada es para leer, analizar y comentar con tiempo. Ahí voy, espero no alargarme mucho
    Tu primera frase “La trilogía 50 sombras fue sun siceso mundial” y tanto que fue mundial! Te cuento como llegué yo a este libro y verás.
    Vi el libro en las estanterías de mi librería habitual el verano de 2012, muchos ejemplares con esa portada que llamaba la atención y rompía lo habitual (soy lectora de romántica desde hace tiempo y me sorprendió ver tantos juntos cuando normalmente la romántica y erótica solía ser una estantería medio apartada por no estar tan bien vista como otro género), no me lo compré en ese momento por cierto.
    En septiembre de 2012 llegó mi boda y la correspondiente luna de miel, a Isla Mauricio que nos fuimos (puro paraíso!) y allí acostada en mi tumbona en la piscina disfrutando de un libro (no recuerdo cual) mi sorpresa fue monumental cuando casi todas las mujeres de mi alrededor tenían “ESE” libro con “ESA” portada que yo había visto en mi librería, daba igual la nacionalidad o el idioma porque casi todas leían lo mismo y no escondía esa portada ni lo que leían. Cuando volví a España y como bien dicen “la curiosidad mató al gato” y me hice con mi ejemplar del Sr.Grey
    Te comento lo de esconder la portada mientras lees porque aquí en este rinconcito de España donde vivo por lo menos 50 sombras creó un antes y un después, antes las lectoras de romántica no estábamos muy bien vistas en público y hasta tenemos forrados los libros para tapar esas portadas, sobre todo porque por lo general las portadas eran bastante soeces(hombres con torsos desnudo o damiselas en apuros, una horterada jajajaja). Después de 50 sombras, libro que leyó una gran parte de la población, era muy normal ir en el autobús o ver a alguien en la playa con un libro en las manos de este género!!!
    Creo que en cierto modo 50 sombras descubrió un genero a mucha gente que no tenía intención de leer y metió en el vicio de leer a otro gran sector que no leía por placer.
    Mi experiencia personal es que Grey me enamoró y el “romansado” como lo llamas (me encanta la palabra) era muy bueno en este libro porque era ficción y se quedaba en el libro, pero ni se acerca a lo que realmente es el BDSM. Personalmente no querría en mi vida a un Grey con tanto trauma ni que saque el latigo, el sexo es un mundo muy amplio y cada pareja de puertas para dentro que haga lo que le guste (en la variedad está el gusto) pero quizás leer este tipo de cosas nos pueda llevar a desear algo que realmente no queremos porque la realidad es muy distinta a la ficción.
    Lo que más miedo me da de este tipo de libros es que cae en manos de cualquiera y me encontré con algún comentario previo a la salida de la película que me puso los pelos de punta (en un parque tres niñas que no tenían ni los 16 años hacían comentarios de que Jamie no era el Grey ideal porque Grey en el libro era más hombre ……..) porque está llegando a un sector muy influenciable. Yo me considero adulta a mis 35 años y sé lo que busco de la vida y de mi pareja pero que esto lo lean crías que puedan luego buscar algo en sus relaciones sexuales que no es real me da pánico.
    Estoy 100 % de acuerdo contigo con que el BDSM es otra cosa muy distinta a esto tan azucarado que nos veden en este libro, unos libros que nos acercan bastante a lo real puede ser la serie “Amos y Mazmorras” de Lena Valenti.
    Después de Grey hubo un gran boom de libros y libros de este “romansado”, la verdad que quedé saturada de esas versiones de hombre con trauma y mujer virginal que se vuelve sumisa en la cama…… Aburrida!
    Bufff creo que me extendí demasiado y quizás me haya dejado cosas por el camino a comentar en esta entrada.
    Besazos hermosa y gracias por hacer también este tipo de entradas donde nos haces reflexionar y expresarnos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. hola mi reina!
      Adoré tu comentario.
      Lo que decís de las portadas es algo de lo que también hablé en una entrada sobre ellas. Tal cual como vos describís.
      Daba vergüenza leer en el subte. Era imposible.
      Lo que comentás que sucedió a la salida del cine es lo que disparó esta entrada. Es impresionante como las chicas más jovenes consumen el modelo del macho dominante como un IDEAL de varón.
      Es por eso que es importante separar lo que es fantasía de la realidad. Incluso por respeto a las prácticas del BDSM.
      Toda ficción esta adornada o perfumada con encantos que escapan de la realidad... por eso gusta.
      Beso enorme!

      Eliminar
  5. Dios mío! Pensaba que solo era yo! Yo amé 50 sombras como novela romántica, me abrió el apetito por la lectura nuevamente! Desde jovencita leía, pero la universidad y demás me detuvieron hasta que una amiga me recomendó 50 sombras y no he podido parar! Debo admitir que como dice la amiga arriba, hasta me puso activa con mi marido (cabe decir que hasta me embaracé de mi primera piojita) jajaja! Después de ahí siempre entro al blog a ver qué nos recomiendas!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ampuss
      jajajajajajaja adoré tu comentario sobre el embarazo de tu hija. ¡Le debés lo mejor de todo a 50 sombras!!!!
      Espero seguir recomendándote cosas buenas.
      Besotes!

      Eliminar
  6. Me identifico con mariela. Marcela, fatima y vos. Amo a christian con pasion azul y amor celeste el llego a mi vida en una epoca dificil y que gracias a su romanticismo y la lengua viperina de anastasia logre superar. Pero se distinguir entre ficcion y realidad es mas me la paso bromeando con mis hermanas sobre que yo soy la que lee novelas rosas pero son ellas las que viven en un mundo de gantasia... Se me hizo curioso el saber que tu tambien conociste al se?0r oscuro un domingo por la tarde. A mi el libro me llego por recomendacion de una presentadora tv que lo recomendo y de ahi empece a escuxar de el en todas partes algo asi como la influenza jaj desde entonces pase de leer uno o dos al a?o a mas de cien.soy adicta a la lectura pero sobre todo al romance. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. hola cris
      Siempre que se mantienen los pies en la tierra se puede volar mejor.
      Besos!

      Eliminar

▼ Buscar por autor

▼ Buscar por calificación

▼ Buscar por género

Mis recomendaciones

Seguí el blog en Facebook